sábado, 29 de noviembre de 2008

Una de las dos Españas ha de helarte el corazón

Estos versos de Antonio Machado fueron los que le dieron a Almudena Grandes el título de su novela El corazón helado, una novela de ficción que se autodenomina, como pone varias veces en el libro, "sólo una historia española, de ésas que lo echan todo a perder".

La historia comienza en Torrelodones en marzo de 2005, el día del entierro del empresario Julio Carrión González, un hombre de pasado turbio y lleno de sombras. Su hijo Álvaro, el único que no se ha dedicado a los negocios familiares, se mantiene apartado de los demás debido a su aversión a los entierros, y precisamente gracias a su aislamiento es el único que ve a una misteriosa y atractiva mujer que observa la escena desde lejos. Esta desconocida es Raquel Fernández Perea, hija y nieta de republicanos exiliados en Francia y buena conocedora de la historia de su familia, por lo que no puede olvidar aquella extraña tarde de 1977, en la que acompañó a su abuelo Ignacio a casa de unos desconocidos con los que aparentemente tenía un asunto pendiente.

La casualidad hace que Álvaro y Raquel vuelvan a encontrarse poco tiempo después y comiencen a sentirse irremediablemente atraídos a medida que descubren el dramático lazo que une a los Carrión y a los Fernández y la influencia de ese pasado sobre sus vidas...





Este libro me gustó de verdad, no sólo por el estilo de la autora ni por la historia en sí (aunque a veces podía liarme muchísimo con los nombres de los personajes), sino también por la solidez del argumento y por la época histórica tratada, desde la Guerra Civil al franquismo, pasando por la Segunda Guerra Mundial. La novela se divide en tres bloques ("El corazón", "El hielo" y "El corazón helado") junto con un conjunto de anécdotas y notas de agradecimiento de la autora, titulado "Al otro lado del hielo". Los capítulos (por desgracia sin titular ni numerar), aunque entremezclados, se pueden dividir también en cuatro bloques:

  • Los del tiempo presente, con el propio Álvaro como narrador protagonista.
  • Los capítulos de los Carrión, en los que se relata en tercera persona la vida de Julio Carrión desde su nacimiento hasta el presente.
  • Los capítulos de los Fernández, desde el nacimiento de Ignacio Fernández Muñoz (abuelo de Raquel) hasta el presente.
  • Una tanda de capítulos especiales, con Raquel de protagonista, narrados en tercera persona.

En fin, supongo que éste no será ni el primero ni el último libro que trate sobre las dos Españas, pero aunque sea sólo una historia española, de ésas que lo echan todo a perder, merece la pena leerla.

Hasta la próxima página,

La Rebelde de los Libros

2 comentarios:

Lady Leonor de Montagú dijo...

Curioso blog. Me alegra que alguien propague la rebeldía de leer. Ojalá tuviese yo tiempo de ponerme a leer algo. Pero keine tiempo :(

Sigue así de rebelde!

Lawliet's girl dijo...

Uhhh, este no lo he leído pero me lo apunto!!!