jueves, 22 de julio de 2010

Esclavo que baila es libre… mientras baila

Ésta puede considerarse la “frase mágica” principal de La isla bajo el mar (2009) de Isabel Allende, ya que a este libro no le faltan frases de este estilo. Vi este libro en Círculo de Lectores el verano pasado y no vacilé en pedirlo, ya que el período histórico tratado en la novela me atrae mucho: la emancipación de los  esclavos negros en las colonias.

La trama comienza en la antigua colonia francesa de Saint-Domingue (la actual Haití). Zarité, llamada “Teté” por sus patrones (y nombrada así la mayor parte de las veces), es una esclava mulata con creencias vudú vendida al hacendado francés Toulouse Valmorain, al que le dará dos hijos. Cuando estalla la violenta revolución de los esclavos, capitaneada por Toussaint, Zarité huye con Valmorain a Nueva Orleáns junto a otros terratenientes, pero sus penurias no acabarán ahí…

laislabajoelmar

Quienes hayan leído a Isabel Allende antes de enfrentarse a este libro (en mi caso, sólo La casa de los espíritus) comprobarán enseguida que la autora se mantiene bastante fiel a su estilo. La obra está impregnada de las creencias y la magia del vudú (que también puede ser benéfica; no sólo va de pinchar muñecos y crear zombis) y de sus divinidades (si bien las únicas mencionadas en la obra son Erzuli y Papa Bondye; hay algunas más), sin apartarse de la Historia y de sus hechos.

La novela presenta una estructura en la que pueden verse dos tipos de capítulos: los que siguen la trama, narrados de forma omnisciente, y otro grupo de capítulos muy breves titulados “Zarité”, situados cada cierto número de capítulos del primer tipo, narrados de forma retrospectiva por la propia protagonista y que concluyen siempre con frases como “Así era”, “Así hizo”, etc. Respecto al amplísimo abanico de personajes, a cuál más interesante, mis favoritos han sido, aparte de la propia Zarité, la sabia Tante Rose, las simpáticas Violette y Loula y el bueno del doctor Parmentier.

Para terminar, si hay que destacar algún defecto de esta obra, se trata de que la trama se desarrolla muy despacio y que el final deja con bastantes ganas de más y un par de cabos sueltos, pero de todas formas considero que La isla bajo el mar es el libro perfecto para quienes deseen tener entre manos una lectura de tintes muy exóticos y, de paso, conocer un poco más de la historia del Caribe y el sur de Estados Unidos.

Hasta la próxima página,

La Rebelde de los Libros

1 comentario:

Gpe Fco dijo...

Para ser sincera apenas ubique ese libro en una frase "El eclavo que baila es libre, mientras baila", suena bastante buena la idea de leerse a Isabel Allende, en algún momento me desvivo en una libreria y lo encuentro. Gracias por la Recomendación, tu Blog es excelente, me gustaria conocer la opinión del autor sobre mi trabajo en la red

http://roperodelibros.blogspot.com/

Hasta Luego.